Banda gástrica ajustable: seguimiento del paciente

21 febrero 2011 – 8:00 – No hay Comentarios
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos)

Una vez en casa y durante las cuatro semanas siguientes a la colocación de una banda gástrica ajustable, los pacientes tomarán una dieta preparada a base de batidos, zumos de fruta y leche descremada, especialmente estudiada para cubrir las necesidades nutricionales. Inicialmente, deberán evitar cualquier tipo de alimento sólido que pudiese alterar la anatomía del reservorio gástrico y lesionar el neoestoma.

En este punto, resulta aconsejable evitar bebidas gaseosas, así como salicilatos y otros medicamentos perjudiciales para la mucosa gástrica. La heparina de bajo peso molecular se mantiene durante dos semanas más.

El primer control ambulatorio, a los siete días, permite revisar y retirar los puntos de sutura de piel y realizar la primera medición de peso. Pasadas las primeras cuatro semanas, se inicia la ingesta de alimentos sólidos, valorándose las diferentes sensaciones que se produzcan. En este sentido, será el mismo paciente el que informe sobre el grado de saciedad y de resistencia de paso al alimento que experimenta.

Generalmente, entre el primer y el segundo mes, y siempre bajo control radiológico, se realiza un nuevo calibrado del estoma para disminuir su diámetro y aumentar su eficacia. Ésta es una maniobra percutánea sencilla que se puede realizar durante una visita de control y representa una de las grandes ventajas de la técnica.

El diámetro de paso del estoma puede ser fácilmente modificado según las necesidades de cada paciente, inflando o desinflando la cámara del mismo mediante la inyección subcutánea, a través del reservorio, de una cantidad determinada de suero salino fisiológico que, posteriormente, pasa por el tubo de conexión hacia la porción expandible de la banda.

La cantidad de suero salino fisiológico a inyectar deberá ser cuidadosamente media, ya que determinará la eficacia de la técnica. Una banda correctamente inflada garantizará una buena pérdida de peso y una tolerancia alimentaria aceptable. Por el contrario, un calibre demasiado cerrado puede provocar excesiva intolerancia alimentaria y posibles problemas por rebosamiento del reservorio gástrico proximal y posterior dilatación del mismo, mientras que una banda demasiado abierta probablemente se asociará a insuficiente pérdida de peso.

Fuente: stopalaobesidad.wordpress.com

Imagen: commons.wikimedia.org



Escribe un Comentario!

Escribe tu Comentario degajo, o un trackback desde tu propia web. Puedes suscribirte a estos Comentarios via RSS.

Mantengamos este sitio limpio de spam.