Características de las derivaciones gástricas

1 marzo 2011 – 8:00 – No hay Comentarios
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No hay votos todavía)

Dentro de las técnicas derivativas o parcialmente malabsortivas, el bypass gástrico es uno de los métodos más aceptados para el tratamiento de la obesidad extrema. Es el procedimiento operatorio bariátrico más practicado en los Estados Unidos.

Está indicado en pacientes con obesidad severa, con IMC superior a 50, que no logren mantener un peso adecuado con otros métodos. O en quienes su IMC es de 35 pero acostumbran los helados o malteadas con regularidad.

Principalmente funciona en personas que ingieren grandes cantidades de calorías a expensas de alimentos dulces como helados, refrescos embotellados, bebidas endulzadas, postres, pastelillos, chocolates, etc.

La derivación gástrica origina la pérdida de peso por una disminución del aporte calórico secundaria a la anorexia que induce y que suele prolongarse de tres a ocho meses, incluso con cambios en los gustos por ciertos alimentos, a la disminución de la capacidad gástrica que suele originar una sensación de incomodidad o regurgitación, a la restricción de llenado de la bolsa, a la inducción de sensación de llenado aun con una mínima ingesta, a la prohibición de ingestión de alimentos hiperosmolares que puedan originar un dumping y, finalmente, a una malabsorción selectiva de grasas sin interferencia en la absorción de proteínas y carbohidratos.

Las complicaciones quirúrgicas de las derivaciones gástricas incluyen las posibles lesiones del bazo, esófago, nervios vagos, páncreas, hígado y colon. La complicación más seria es la disrupción de la anasmosis o la perforación del esófago o estómago por posible isquemia, la dilatación gástrica aguda, obstrucción del asa ileopancreática.

Las complicaciones tardías comprenden el fallo en la pérdida de peso, los problemas a nivel de la boca de salida de la gastroyeyunostomía, la úlcera péptica, los déficits nutricionales y otros efectos colaterales como náuseas, vómitos oregurgitación pospandrial, síndrome de dumping, diarrea, hipoglucemia, litiasis biliar, metaplasia intestinal severa en el estómago excluido y casos aislados de fallo hepático.

En resumen, el bypass con salida Y de Roux parece ser la operación de preferencia para una gran mayoría de los cirujanos con experiencia en obesidad, así como la intervención a realizar en los pacientes comedores de dulces, superobesos y en casos de reintervención.

Fuente: blog.metaboltonics.com

Imagen: af.mil



Escribe un Comentario!

Escribe tu Comentario degajo, o un trackback desde tu propia web. Puedes suscribirte a estos Comentarios via RSS.

Mantengamos este sitio limpio de spam.