La regulación central del apetito

18 febrero 2011 – 8:00 – No hay Comentarios
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos)

En la actualidad ya se sabe que en la homeostasis del peso corporal intervienen una serie de variados mecanismos, tanto a nivel del sistema nervioso central, especialmente del hipotálamo, como de los tejidos periféricos, fundamentalmente del adiposo.

El descubrimiento, hace ya más de una década, de la producción de la leptina por el tejido adiposo supuso un importante avance en el conocimiento de cómo una serie de péptidos de acción hormonal intervienen en la regulación del apetito y de la ingesta. Sin embargo, hasta entonces necesidad de ingerir alimentos se explicaba por una serie de teorías agrupadas en dos fases: regulación de la ingesta a corto y a largo plazo.

En la regulación a corto plazo se implicaban una serie de factores de etiología variada que abarcaban desde aspectos meramente sociales o culturales hasta otros asociados a los órganos de los sentidos.

Así, el inicio de una comida podía estar inducido por la hora, la compañía o la visualización de alimentos apetitosos o por cambios bioquímicos, como la hipoglucemia, mientras que el fin de la ingesta podría modularse por la sociedad ante el alimento ingerido, bien por su calidad o por su cantidad, así como por diferentes estímulos de los órganos de los sentidos (olfato o gusto) o el estímulo que el bolo alimenticio ejerce sobre la faringe, entre otros.

La regulación a largo plazo contemplaría los mecanismos que el organismo pone en marcha para mantener su reserva energética. Inicialmente fue el descubrimiento de los núcleos hipotalámicos laterales y ventromediales, reguladores del hambre y la saciedad, respectivamente, lo que empezó a explicar la implicación del sistema nervioso en la regulación del peso corporal.

Sin embargo, es desde los trabajos de Kennedy en 1953, relacionando el tejido adiposo con el control de la ingesta, los experimentos en parabiosis entre ratones delgados y obesos de Coleman en 1978 y, sobre todo, la clonación del gen ‘ob/ob’ y la descripción de la leptina como hormona reguladora de la ingesta realizada por Zhang en 1994, cuando se inicia la expansión de los conocimientos sobre la regulación de la ingesta, tanto a nivel central como adipocitario.

En la actualidad sabemos que una serie de péptidos de diferentes orígenes regulan lo que podríamos llamar los sistemas orexígeno y anorexígeno.

Fuente: obesitashoy.blogspot.com

Imagen: bandungraya.blogspot.com



Escribe un Comentario!

Escribe tu Comentario degajo, o un trackback desde tu propia web. Puedes suscribirte a estos Comentarios via RSS.

Mantengamos este sitio limpio de spam.