Tres casos famosos de obesidad infantil

1 abril 2009 – 11:50 – Un Comentario
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos)

Connor Mcready. El niño llegó a superar los 100 kilos con 11 años. Un grupo de expertos de Reino Unido estuvo a punto de retirar la custodia a su madre, pero al final permitieron que se quedara en casa tras adelgazar 11 kilos en tres meses.

El chico tenía muchos problemas. Le suponía un suplicio ir de casa al Colegio en un trayecto que sólo duraba 7 minutos, aseguran los expertos. En la escuela era objeto de burlas y bromas constantes de sus compañeros y tenía un apetito desmesurado. Cada 20 minutos se comía una bolsa de patatas o un paquete de galletas.

Este caso se convirtió en el emergente de la sociedad inglesa que en sólo 10 años ha visto un aumento de 12 por ciento en la obesidad infantil de los niños y hasta un 14 entre las niñas. Las autoridades británicas se han puesto manos a la obra para frenar la gordura de los pequeños con guías de alimentación para que los padres sustituyan la comida basura por los alimentos sanos.

Deyner, el bebé de 28 kilos. El caso del niño colombiano es distinto al de Connor. Deyner sufre un crecimiento anormal debido a un hipotiroidismo por el que con 11 meses tenía una estructura ósea de un niño de 8 años. Además el bebé ingería al día un kilo de arroz y cinco litros de leche. Los padres preocupados por el caso, pidieron ayuda a las autoridades sanitarias del país que desde agosto de 2008, fecha en que salió a la luz el caso, estudian las vías de adelgazamiento para el chaval.

El niño asturiano de los 100 Kilos. Este caso supera los anteriores. El chico asturiano padecía tal sobrepeso que los Servicios Sociales de Asturias retiraron la custodia a sus abuelos. Pero las extravagancias continúan. La madre, fallecida hace varios años, sufría una anorexia nerviosa aunque los abuelos han negado que exista relación entre esta enfermedad y la de su nieto sobrealimentado. Más de dos años después, los familiares no han podido recuperar a su nieto a pesar de que el chico casi ha recuperado un peso normal para la edad que tiene.

Si la situación no cambia, la obesidad infantil podría convertirse en el primer caso de muerte prematura por delante del tabaco en un mundo dónde más de cinco millones de niños mueren de hambre cada año, según cifras de Amnistía Internacional.



Un Comentario »

Escribe un Comentario!

Escribe tu Comentario degajo, o un trackback desde tu propia web. Puedes suscribirte a estos Comentarios via RSS.

Mantengamos este sitio limpio de spam.